viernes, 31 de diciembre de 2010

FELIZ AÑO NUEVO MIS AMIGOS


A TODOS LAS PERSONAS QUE DURANTE ESTE AÑO VISITARON NUESTRO BLOG, LES DESEO LO MEJOR EN ESTE NUEVO AÑO, QUE TODOS TUS DESEOS DE TU CORAZÓN SEAN CUMPLIDOS, QUE DIOS DERRAME SU AMOR Y BENDICIONES EN SUS VIDAS, QUE LOS ANGELES SEAN SUS GUIAS, MAESTROS Y AMIGOS QUE LOS LLEVEN A NUESTRO SEÑOR Y NO SE OLVIDEN DE NUESTRA MADRE CELESTIAL LA VIRGEN MARIA QUE TAMBIEN NOS CUIDA Y ORA POR NOSOTROS.


SI ESTE AÑO NO FUE LO QUE ESPERABAS, LLENATE DE FE QUE ESTE NUEVO AÑO TIENES OTRA OPORTUNIDAD...RECUERDA NO ESTAS SOLO NUNCA LO HAS ESTADO Y ESPERO QUE ESTE AÑO SEGUIRLES LLENANDO DE MENSAJES HERMOSOS QUE ALIMENTEN SU CORAZÓN Y ESPIRITU.

DIOS HA SIDO BUENO


“Bueno es el Señor; es refugio en el día de la angustia, y protector de los que en él confían.”

Nahúm 1:7 (Nueva Versión Internacional)

Hay una cosa que no podemos negar y es que DIOS HA SIDO BUENO. Estamos finalizando un año hermoso, en donde estoy seguro que Dios ha tratado con nosotros de una u otra forma y en medio de todo ese trato hemos podido constatar que DIOS HA SIDO BUENO.

Personalmente estoy muy feliz de terminar este año en el cual Dios sin duda ha ministrado mi vida de maneras sorprendentes , en el cual he vivido una serie de experiencias que al final me han ayudado a crecer y madurar en la vida diaria y en el Señor.

He tenido momentos de fracaso como cualquiera de ustedes, he tenido momentos de debilidad como muchos otros, momentos de cuestionamientos y hasta momentos en los que he reclamado a Dios una que otra cosa, pero también he tenido momentos hermosos en su presencia, vivencias de la vida diaria que me han enseñado su amor eterno, anécdotas que me han dejado enseñanzas preciosas y sobre todo ahora puedo ver que soy mejor persona que hace un año.

A veces somos tan duros con nosotros mismos y con Dios viendo o poniendo atención solo a las cosas malas, a lo negativo, sin darnos cuenta que en medio de todo eso, Dios siempre saca lo mejor para nuestro propio bienestar.

Hoy a pocas horas de terminar este año puedo concluirlo diciendo con completa libertad y convicción: DIOS HA SIDO BUENO.

Y es que El ha sido bueno, en mis momentos de escases, El ha sido bueno en mis momentos de enfermedad, El ha sido bueno en mis momentos de conflictos internos, El ha sido bueno cuidando a mi familia, El ha sido bueno en medio de mis debilidades, El ha sido bueno en el Ministerio que me ha otorgado y es que El ha sido BUENO porque es el AUTOR DE TODO.

Estoy seguro que pese a los momentos que puedas estar pasando, hay una cosa que debes reconocer: DIOS HA SIDO BUENO.

Hoy te invito a levantar nuestra voz delante del Señor y sin que le pidas algo, puedas pronunciar palabras de Agradecimiento por su Bondad, por su Misericordia hacia tu vida, por su Gracia que ha sobreabundando sobre ti en este año y sobre todo porque EL HA SIDO BUENO.

¡Señor las palabras no alcanza para agradecerte lo bueno que has sido durante todo el año!

No me queda más que decir:

¡Gracias Señor porque has sido Bueno!

Autor: Enrique Monterroza

miércoles, 29 de diciembre de 2010

ORACIONES DE FIN Y COMIENZO DE AÑO


Hola a todos;
Ya dentro de unos dias se termina este año, para muchos lleno de alegrias y para otros de tristezas, para estos ultimos quiero decirles que siempre tenemos una nueva oportunidad, solo debemos pedirle ayuda a nuestro señor para que este año sea lleno de alegrias y oportunidades e invitemoslo a hacer parte de nuestra vida.

Por este motivo he colocado aquí una serie de oraciones para comenzar el año ustedes escojan con la que mas se identifiquen, no se como todos terminan y comienzan el año, pero yo siempre acostumbro junto a mis seres queridos orar y darle gracias a Dios por el año que termina y gracias por el año que comienza, asi que si tu nunca lo has hecho te lo recomiendo, no importa si tu año no fue como lo soñaste tienes otra oportunidad, ademas de las cosas malas siempre nos quedan experiencias y enseñanzas…espero que les guste y haganlo en familia. Dios esta con nosotros.

Les deseo lo mejor en este nuevo año, que los deseos de sus corazónes se han cumplidos y que Dios los bendiga siempre.

Oración de Año Nuevo

Señor Dios, dueño del tiempo y de la eternidad. Tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al empezar un año mas, detengo mi vida ante el nuevo calendario, aun sin estrenar, y te presento estos días que solo Tu sabes si llegare a vivirlos.Hoy te pido para mi y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría. Quiero vivir cada día con optimismo y bondad, llevando a todas partes un corazón lleno de compresión y paz.Cierra tus oídos a toda falsedad; mis labios o palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.Abre, en cambio, mi ser a todo lo que es bueno. Que mi espíritu se llene solo de bendiciones y las derrame a mi paso.Cólmame de bondad y de alegría para que cuantos conviven conmigo o se acerquen a mi, encuentren en mi vida un poquito de Ti. Dame un año feliz, y enséñame a repartir felicidad.

Amen.

Oración de Fin de Año


Señor, al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de ti. Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor por lo que fue posible y por lo que no pudo ser. Te ofrezco cuanto hice en este año: el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir. Te presento las personas que a lo largo de estos meses ame, las amistades nuevas y los antiguos amores, los mas cercanos a mi y los que están mas lejos, los que me dieron la mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría. Pero también, Señor, hoy quiero pedir perdón por el tiempo perdido, por el dinero malgastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado. Perdón por las obras vacías, y el trabajo mal hecho, por vivir sin entusiasmo. Por la Oración que fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios, nuevamente te pido perdón.

Oración de fin y principio de año

Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad,tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.Al terminar este año quiero darte graciaspor todo aquello que recibí de TI.Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuantofue posible y por lo que no pudo ser.Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo quepude realizar y las cosas que pasaron por mis manosy lo que con ellas pude construir.Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé,las amistades nuevas y los antiguos amores,los más cercanos a mí y los que estén más lejos,los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar,con los que compartí la vida, el trabajo,el dolor y la alegría.Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón,perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado,por la palabra inútil y el amor desperdiciado.Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo.También por la oración que poco a poco fui aplazandoy que hasta ahora vengo a presentarte.Por todos mis olvidos, descuidos y silenciosnuevamente te pido perdón.En los próximos días iniciaremos un nuevo añoy detengo mi vida ante el nuevo calendarioaún sin estrenar y te presento estos díasque sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría,la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.Quiero vivir cada día con optimismo y bondadllevando a todas partes un corazón llenode comprensión y paz.Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labiosa palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.Abre en cambio mi ser a todo lo que es buenoque mi espíritu se llene sólo de bendicionesy las derrame a mi paso.Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a míencuentren en mi vida un poquito de TI.Danos un año feliz y enséñanosa repartir felicidad.
Amén

Oraciones de Año Nuevo.

QUIERO DEJAR SEÑOR EN EL AÑO QUE AHORA ACABA

La envidia que me hace soñar con aquello que no me correspondee infravalorar los golpes de suerte del que camina junto a míLa violencia que me convierte en verdugo de innumerables prójimosLa indiferencia ante el que vive horas amargasy encuentra como respuesta el vacío de mis obras y palabrasLa pereza en el afán de superaciónLas manos que se cierran ante rostros que sufrenEl corazón altanero y ambicioso, hipócrita y egoístaEl pensamiento por lo puramente efímeroLa debilidad que me hace vulgar y uniforme en medio del mundoLa mentira que oculta la veracidad de las cosasLa tristeza por los proyectos truncadosLa desesperanza que trae mis limitaciones y carácterLa tibieza en mis actitudesEl disfraz que disimula mi franqueza Y

QUIERO RECOGER, SEÑOR, EN EL AÑO QUE AHORA COMIENZA

Un poco de tu paz para que sean días de sosiegoLa conformidad para que no sufra con aquello que carezcoLa fraternidad para ver al otro como un amigo y no como un adversarioLa fe para no ser esclavo de aquellos grilletescon los que aprietan las dudasLa audacia para resolver los problemas que me asaltenLa profundidad para meditar y escrutar los misteriosLa fortaleza para ser yo mismoLa originalidad para sentirme siempre vivoLa verdad para no ser esclavo de mis falsedadesLa alegría para ser portador de optimismoen el mundo que me rodeaLa esperanza para soñarcon un nuevo hombre y un nuevo ordenLa coherencia para que no existadistancia entre el digo y hagoLa nitidez para no ser malinterpretadoen la percepción de las cosas y de los hechosEl amor para saber que es una puertapor la que se sirve en la tierra y se entra en el cieloEl perdón para comprenderque es peso que quito de mis hombrosAmén

Oración por la noche de fin de año

En estos últimos momentos del año que hoy termina,heme aquí, Señor, en el silencio y en recogimientopara decirte GRACIAS,para solicitarte:

AYUDA,para implorarte: PERDÓN.

GRACIAS,Señor por la paz, por la alegría,por la unión que los hombres, mis hermanos, me han brindado,por esos ojos que con ternura y comprensión me miraron.Por esa mano oportuna que me levanté,por esos labios cuyas palabras y sonrisa me alentaron,por esos oídos que me escucharon,por ese corazón que amistad, cariño y amor me dieron.

Gracias, Señor por el éxito que me estimuló,por la salud que me sostuvo,por la comodidad y diversión que me descansaron.Gracias, señor... me cuesta decírtelo...por la enfermedad, por el fracaso, por la desilusión,por el insulto, por el engaño, por la injusticia,por la soledad, por el fallecimiento del ser querido.Tu lo sabes, Señor, cuán difícil fue aceptarlo;quizá estuve al punto de la desesperación,pero ahora me doy cuentaque todo esto me acercó más a Ti.¡Tú sabes lo que hiciste!Gracias, Señor, sobre todo por la feque me has dado en Ti y en los hombres.

Por esa fe que se tambaleópero que Tú nunca dejaste de fortalecercuando tantas veces encorvado bajo el peso del desánimome hizo caminar en el sendero de la verdada pesar de la obscuridad.

AYUDATe he venido también a implorarpara el año que muy pronto va a comenzar.Lo que el futuro me deparará, lo desconozco Señor.Vivir en la incertidumbre, en la duda,no me gusta, me molesta, me hace sufrir.Pero sé que Tú siempre me ayudarás.Yo te puedo dar la espalda. Soy libre.Tú nunca me la darás. Eres fiel.Yo sé que me tenderás la mano.Tu sabes que yo no siempre la tomaré.Por eso, hoy te pido que me ayudes a ayudarte,que llenes mi vida de esperanza y generosidad.No abandones la obra de tus manos. Señor.

PERDÓNNo podría retirarme sin pronunciaresa palabra que tantas veces,te debí de haber dicho,pero que por negligencia y orgullo he callado,perdón, Señor, por mis negligencias,descuidos y olvidos, por mi orgullo y vanidad,por mi necedad y capricho,por mi silencio y mi excesiva locuacidad.Perdón, Señor, por prejuzgar a mis hermanos,por mi falta de alegría y entusiasmo,por mi falta de fe y confianza en Ti,por mi cobardía y mi temor en mi compromiso.

Perdón, porque me han perdonadoy no he sabido perdonar.Perdón por mi hipocresía y mi doblez,por esa apariencia que con tanto esmero cuidopero que en el fondo no es más que engaño a mi mismo.Perdón por esos labios que no sonrieron,por esa palabra que callé,por esa mano que no tendí,por esa mirada que desvié,por esos oídos que no presté,por esa verdad que omití,por ese corazón que no amó... por ese Yo que se prefirió.
Señor, no te he dicho todo.Llena con tu amor mi silencio y cobardía.GRACIAS por todos los que no te dan gracias.

AYUDA a todos los que imploran tu ayuda.PERDÓN por todos los que no imploran perdón.Me has escuchado... ahora, Señor, te escucho...Amen.


sábado, 25 de diciembre de 2010

CARTA DEL CIELO


Querido Hijo Mío:

Puede que en estos días te sientas agobiado, mortificado por tantas presiones y preocupaciones. Te sientes confundido y buscas respuestas a tus preguntas. Nadie parece entender lo que te pasa y eso acrecienta más tu dolor y frustración. Pero por si se te ha olvidado, tengo buenas noticias para ti.

Y es que en el libro de los Salmos 32: 8 te digo:

“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos”.

No existe nada que puedas hacer para cambiar eso, mi mirada está totalmente puesta en ti. Mi amor por ti es incondicional e ilimitado. Cuando los demás te abandonan yo sigo estando ahí. Cuando afligido y cargado sientes que no puedes más con el peso de tus culpas, cargas y angustias, soy yo quien tomo tu carga y te llevo en mis brazos. Soy yo quien quito tu culpa y pongo paz en lugar de tormentas.

La pregunta que tengo para ti es: ¿por qué te agitas y te confundes? ¿Por qué permites que pequeñeces o cosas, no importe su tamaño, logren apartarte de mí? ¿Acaso no dijiste que me seguirías y me amarías? ¿Acaso no entregaste tu corazón para que yo lo cambie y ponga cosas hermosas dentro de él? Si la respuesta es afirmativa, ¿por qué no me dejas hacer mi trabajo? ¿Por qué cada vez que intento colocar en orden tu vida me culpas de las cosas que te pasan? Soy Dios, ese que formó tus entrañas. En mí no hay mudanza alguna, no hay sombra de variación. Si permaneces fiel a mí, verás mi gloria. Recuerda que tu tiempo no es mi tiempo, por tanto confía en mí que tengo más experiencia, sé lo que hay en frente y te amo más que a nadie en el mundo.

¡Dime! ¿Por qué te sientes insignificante? ¿Acaso te crees de tan poco valor? Si por ti yo di mi sangre en la cruz, cada gota de sangre pronunciaba tu nombre, confesaba libertad y redención.

Hoy te digo PAZ, aprende a descansar en mí. Tú crees que estás listo, pero cuando quiero ver cuán listo estás para recibir lo que tengo para ti, retrocedes. Calla, enmudece, que a mi presencia tiembla la tierra. No me retes como si yo fuera alguien a quien puedes manejar a tus antojos. No actúes como el niño malcriado que monta pataletas y llora cuando no consigue lo que quiere. Aprende y adquirirás sabiduría. Los siervos y siervas que en mi esperaron obtuvieron respuestas. Si tú confías en mí y dejas que YO obre a mi tiempo, sonreirás y cantarás. Todo esto te digo porque te amo y a quien amo, corrijo. A quien corrijo, instruyo, y a quien instruyo, llamo. A quien yo llamó respaldo y si te llamo y te respaldo debes saber que es porque te amo.

De tu Padre Celestial

Autora: Brendaliz Avilés

lunes, 20 de diciembre de 2010

RENUEVA TU FE ESTAS FECHAS



¿Por qué la apatía en estas fechas? , ¿Por qué el desagrado de lo que te rodea?, no hace falta mas que solo recordar para alegrarte esta Navidad. Recuerda hace unas Navidades, cuando el frío congelaba tu corazón. Recuerda hace unas Navidades cuando solo anhelabas un poco de paz cómo regalo de Navidad.

Si bien es cierto que ha sido un año difícil, también es verdad que ya no eres el mismo de antes. Conociste a aquel que le ha nacido a la humanidad para regalarles libertad. Tal vez te has encontrado bajo pruebas y tu fe se ha nublado, pero eso no es razón suficiente para seguir con esa apatía ante la vida. Hay gente alrededor tuyo que anhela ese gran regalo que un día recibiste, hay personas desesperanzadas anhelando escuchar acerca de la salvación.

Es tiempo de renovarte, es tiempo de volver a creer y encender la llama esta Navidad. No mires lo que no tienes, solo mira dónde ya no estás, esa es hoy tu realidad. Tal vez no tengas dinero para comprar costosos regalos pero hoy tienes un corazón que puede dar amor. Tal vez no tengas ese empleo por el cual tanto luchaste pero por la gracia de Dios hoy has sido restaurado para glorificarle a él con tus dones y talentos. Tal vez tu salud no ha sido totalmente reestablecida pero tu hombre interior es fuerte cómo un roble.

Qué te parece si mejor recuerdas quién ya no eres y todas las bendiciones que hay en tu vida desde que aceptaste a Cristo en tu corazón. Qué te parece si mejor comienzas a cantar y declaras las maravillas que ha hecho Cristi en tu vida. Qué te parece si comienzas a vivir de la manera que un día prometiste a tu salvador, regalando amor.

Navidad celebra un nacimiento, tal vez exista debate respecto a la fecha en qué nació nuestro salvador y muchos se inclinen por no celebrar estas fechas cómo su nacimiento; pero lejos de celebrar el nacimiento de Jesús en estas fechas, todos los días debemos celebrar su llegada a nuestros corazones y alabarle con nuestras vidas.

Qué te parece si el día de hoy dejas a un lado todas tus cargas y solamente alabas a aquél que te devolvió la vida y ha dado un futuro de esperanza. Qué te parece si echas fuera la apatía y con tu nuevo corazón compartes amor esta Navidad.

Yo te invito a que esta Navidad compartas con alguien el mejor regalo que puedan recibir, a Cristo en su corazón. Y de esa manera todo volverá a tomar sentido esta Navidad.

ISAIAS 9:6 “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”

Autor: Richy Esparza

miércoles, 15 de diciembre de 2010

LAS MANOS DE JESUS


Tengo la mano de un amigo, que me sostiene, me apoya y me guía. Cuando estoy triste, con su pañuelo invisible y divino seca mis lágrimas. Me acaricia el alma y me plancha el corazón cuando se me quiere estrujar de malos sentimientos. Cuando me caigo me ayuda a levantar. Con sus manos me formó y entretejió en el vientre de mi madre. Siempre me ha auxiliado, nunca me ha desamparado.

Existen en la vida diversas manos que me han tocado: las de mis padres que con tanto amor me han abrigado y cuidado. Las de doctores, maestros y amigos que en ocasiones específicas han causado un gran toque en mí. Pero sin duda me atrevo a decir que el toque de la mano de Dios ha sido el más significativo, porque me salvó envolviéndome en su gracia sublime y divina. Porque transformó mis espinas en rosas.

Y si aún no has experimentado en tu vida, el toque de sus manos salvadoras, ¿qué esperas para hacerlo? Él te espera ansioso y emocionado para envolverte con su abrazo y darte nueva vida.

Él te dará el toque maestro que necesita tu vida.

viernes, 10 de diciembre de 2010

¿CANSADO DE LUCHAR CON LO MISMO?


por Enrique Monterroza

Estas cansado de luchar con esa misma área en tu vida; en muchas ocasiones pediste perdón, en muchas otras prometiste no volverlo a hacer, te mantuviste firme muchos días y sentías que por fin lo habías superado, pero de pronto te permitiste seducir por lo mismo y volviste a caer.

Te vez al espejo y realmente te das cuenta que estas cansado de luchar con lo mismo y no poderlo superar, por un momento crees que no puedes ser parte de Reino de los Cielo de esta manera, tú mismo te destituyes creyendo que no mereces mas nada de Dios.

Hay un sentimiento de impotencia, quieres hacer las cosas bien mas siempre terminas cediendo tarde o temprano, sinceramente ya no hallas que mas hacer, te sientes casi vencido y sin nada que pueda ser un revulsivo para salir adelante.

Te sientas en tu computadora, esperando que haya una Palabra para ti, antes de abrir el correo dijiste: “Señor necesito una Palabra tuya”.

Dios tenía preparado este momento, no es una coincidencia ni mucho menos un invento, Dios sabia que a esta hora ibas a venir de esta manera: “Cansado de luchar con lo mismo y esperando que Dios te hablara de una manera sobrenatural”.

En la agenda de Dios estaba este día a esta hora y de la manera que está siendo, no es un sueño, no es un invento, menos una casualidad, es porque tenía que ser de esta manera.

He aquí las palabras que Dios me impulsa a escribir especialmente para ti:

Niña de mis ojos, Perla de Gran Precio, hijo amado, yo te amo con un amor eterno que nunca dejara de ser, pueda que las imperfecciones que hallan en ti te hagan sentirte indigno de mi, pero mi amor por ti es más grande de lo que te imaginas, aun cuando eres infiel, yo permanezco fiel a ti porque creo en ti, porque confío en que serás un instrumento poderoso en mis manos.

No llores más, no te pongas triste, deja de sentirte culpable, yo te recojo hoy, te abrazo fuerte y te digo: “Mío eres tú”, te levanto del polvo y hago de ti una obra preciosa, mi visión para tu vida va mas allá de este momento, se de lo que eres capaz y por eso no te quiero soltar, vales más de lo que un día te imaginaste, tu naciste para esto, te llame para ser de bendición, no te dejes engañar, esta tribulación momentánea solo hará de ti un mejor siervo.

Hijito lindo, hijita preciosa, no te imaginas lo mucho que te amo, lo mucho que deseo que estés a mi lado siempre, quiero escucharte hablar, quiero escucharte entonar esa alabanza que tanto me gusta, cierra tus ojos, alábame, cántame que yo estoy aquí para escucharte, mis ojos están puestos en ti, nunca te he abandonado, siempre he estado acá, no me dejes mas, acércate a mi porque yo estoy a tu lado, deja que te abrase mientras cantas, deja que renueve tus fuerzas en medio de la alabanza, recobra el ánimo, yo creo en ti y en lo que llegaras a ser, solo levántate, ponte tu ropa de príncipe y date cuenta hoy de lo que eres, amada que tu vestido de princesa salga a relucir porque eres mi hija y yo tu Rey.

Hoy te levanto en el Poder de mi Nombre y declaro sobre tu vida que eres más que vencedor en mí. A partir de hoy iniciamos una nueva relación personal, se que tu pondrás de tu parte y Yo pondré la mía, porque nunca te dejare ni te desamparare, estaré contigo todos los días de tu vida hasta el fin del mundo, iré delante de ti como Poderoso Gigante peleando tus batallas y aunque el enemigo viniera como rio sobre ti, Yo levantare bandera por ti, porque Mío eres tú.

F. Tu Padre que Tanto te Ama

Amados, posiblemente hoy estés casando de luchar con lo mismo pero algo te puedo confirmar y es que Dios es quien te habla en este día. Mientras escribía sentía como su Mano Poderosa estaba sobre mi vida, las lágrimas se asomaron en mis ojos y una convicción de que para alguien en especial se escribió estas palabras también.

Solo déjame decirte que Dios te ama y nunca se ha olvidado de ti, por favor no te olvides de Él, que a partir de hoy puedas renovar una relación íntima con El.

Señor solo déjame sentirte cada día más en mi vida, te amo Jesús

jueves, 2 de diciembre de 2010

CUANDO CREES QUE NADIE TE ENTIENDE


por Enrique Monterroza


Hay episodios en nuestras vidas en los que creemos que nadie nos entiende, en donde pensamos que ninguna persona nos lograra comprender, porque todos juzgan, todos hablan, todos señalan, pero ninguno comprende.

Esos momentos son duros, porque quisieras que alguien por una vez en tu vida te comprendiera y se diera cuenta lo que realmente sientes, lo que realmente quieres; pero pareciera que para todos le es indiferente.

Pero cuando ese panorama de indiferencia se presenta en tu vida y te quiere hacer creer que no hay ni habrá nadie que te entienda, es cuando nuestro Señor Jesús aparece en escena.

Jesús habla a tu vida y te dice:

Mi hijo(a) amado(a), Yo te entiendo, Yo te comprendo, Yo se los momentos que estás viviendo porque Yo pase por eso, se lo difícil que es sentirte abandonado por todos, porque Yo lo experimente, sé que es sentir que nuestro Padre nos ha abandonado, porque Yo lo sentí. Te veo y me veo, porque Yo pase por todo lo que tú estás pasando y por lo tanto te entiendo a perfección.

Te he visto llorar, te he visto muy triste los últimos días, a veces quisiera que pudieras sentir mi abrazo, pero los afanes de la vida muchas veces te hacen olvidarte de mí, quisiera abrazarte y decirte lo mucho que te amo y lo mucho que vales para mí, porque cuando yo te escogí lo hice porque creo en ti y en lo que puedes llegar a ser.

No te sientas menospreciado(a), porque vales mi sangre, no te sientas indigno(a), porque yo te hice digno(a), no creas que yo me olvido de ti, porque estas en mis pensamientos. Yo voy a cumplir lo que un día te prometí, jamás creas que me he olvidado, nunca pienses que me equivoque en prometerte eso, porque Yo no me equivoco, porque Yo no miento y por lo tanto estoy preparando la plataforma para cumplir lo que un día te prometí.

Quiero verte sonreír, quiero verte creer y confiar en mis palabras, anhelo tenerte cerca de mi cada día, no te olvides de mi; quiero ver cómo te levantas cada día con nuevas fuerzas para afrontar todo lo que venga a tu vida, porque yo no te dejare, porque yo jamás me apartare de tu lado, yo estaré contigo cada día de tu vida y cumpliré mi propósito en ti.

¿Sabes?, te amo, te amo con un amor que jamás dejara de ser y quiero que sepas sobre todo, que si hay alguien quien te pueda entender, ese soy Yo.

Amados, aun cuando creas que nadie te entiende, hay alguien que si y lo hace a perfección porque conoce lo más profundo de tu corazón, ese es Jesús nuestro Señor y Salvador.

Hoy te invito a que deposites tus cargas en El, a que apartes un momento de tu tiempo y se lo dediques, El quiere escucharte y quiere hablar contigo, estoy seguro que algo precioso hay para tu vida este día, solamente dedica un momento especial para El y deja que te ministre.

¡Señor, tu sí que nos entiendes!

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”.

Isaías 41:10

sábado, 27 de noviembre de 2010

NO TE RINDAS, LA AYUDA VIENE EN CAMINO

¡No te Rindas, La Ayuda Viene en Camino!

“¿A quién tengo en el cielo sino a ti? Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra. Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón, él es mi herencia eterna”.

Salmos 73:25

A veces nos preguntamos por qué las personas que son buenas sufren tanto y los malos no reciben su castigo, además de que pareciera que todo marcha bien en sus vidas. Llegamos en ocasiones a sentirnos olvidados por Dios. Pero es importante que entendamos que el silencio de Dios no significa que él se haya apartado de nuestro lado, de hecho es cuando más cerca está de cada uno de nosotros.

Este salmo lo escribió Asaf y en él se puede ver la incógnita que tenía, las preguntas que surgían. Pero también expresa la fidelidad de Dios en este salmo cuando dice que él estuvo a punto de caer, que poco le faltó para que resbalara. La causa para que estuviera a punto de caer era fue que sintió envidia de los arrogantes al ver la aparente prosperidad de los malvados. Como parecía que ellos no tenían problemas y encima estaban bien de salud. Mientras Asaf se sentía afanado, sus enemigos parecían estar sin afanes, ni preocupaciones.

Pero consideremos lo que Asaf explica en el versículo 16 y 17 del salmo 73: “Cuando traté de comprender todo esto, me resultó una carga insoportable, hasta que entré en el santuario de Dios; allí comprendí cuál será el destino de los malvados”. ¡Cuántas veces nos hemos sentido como Asaf! Con una carga insoportable porque no logramos entender nada de lo qué nos está pasando. Pero la clave, el secreto, la insistencia de una vida de oración y de comunicación constante con Dios… Porque cuando Asaf entró al santuario, allí se estableció la diferencia, allí encontró consuelo, allí entendió que aunque momentáneamente estaba pasando por pruebas y por cosas que le parecían injustas, al final de todo, los malvados obtendrían el pago por sus actos.

Cuando Asaf logra vaciar su corazón sincero delante de Dios, expresó su molestia, sus quejas y tristezas. Pero cuando él logra entrar en la presencia de Dios toda la visión y perspectiva cambian. Porque “en su presencia hay plenitud de gozo, delicias a su diestra para siempre”.

El mejor lugar donde puedes acudir el día de hoy y siempre es a la presencia de Dios. Acércate en oración para que veas como sientes su ayuda, protección y fortaleza. Cuéntale todo lo que estás sintiendo con sinceridad y confianza porque él es tu padre y tu amigo. Esto no quiere decir que las cosas cambiaran de la noche a la mañana o por arte de magia, pero sentirás esa paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento.

Entonces podrás terminar con palabras similares a las que Asaf termino ese salmo:

“para mí el bien es estar cerca de Dios. He hecho del Señor Soberano mi refugio para contar todas sus obras”.

Autora: Brendaliz Avilés

domingo, 21 de noviembre de 2010

DIOS TE QUIERE PERDONAR



Pero te confesé mi pecado, y no oculté mi maldad. Me decidí a reconocer que había sido rebelde contigo, y tú, mi Dios, me perdonaste”.

Salmos 32:5 (Traducción en lenguaje actual)

A veces vamos por la vida creyendo que Dios no nos quieres perdonar, pensando que lo que hicimos no merece perdón o que simplemente Dios se canso de nuestros frecuentes errores.

Y es que es normal que en momento determinado nuestra mente nos haga pensar que acabamos con el perdón que Dios tenia para nuestra vida, cuando en realidad Dios quiere perdonarnos y que nosotros agradezcamos ese perdón a través de una vida que realmente le agrade.

Tampoco vamos a aprovecharnos de su perdón, para repetir a diestra y siniestra los mismos errores de los cuales Dios nos ha perdonado, sino que el hecho de que El nos perdone tiene que ser para nosotros un incentivo para tratar la próxima vez de fallar menos o de cometer la menor cantidad de errores que podamos.

Pero hoy me quiero dirigir a aquellas personas que en algún momento de sus vidas creyeron que no merecían mas el perdón de Dios o que simplemente creyeron que lo que hicieron era tan grande que Dios jamás los perdonaría.

A través del Salmo que David prenunciaba podemos aprender los pasos que necesitamos para que Dios pueda perdonar nuestros pecados, no importando lo “grande” que creamos que es, Dios puede perdonarlo.

Primero, David menciona “Confesé mi pecado”, el primer paso para que Dios nos otorgue su perdón es CONFESAR, el único pecado que Dios no puede perdonar, es aquel que no se confiesa, pues para perdonarte ese pecado necesitas confesarlo.

Segundo, “No oculté mi maldad”, si queremos que Dios nos perdone no tenemos que tratar de ocultar nada, de todas formas Dios lo conoce TODO. Pero ocurre que muchas veces en nuestro afán de “tratar de engañar a Dios”, vamos queriendo ocultar nuestro pecado, creyendo que así como engañamos a las personas que nos rodean, así también podemos engañar a Dios. ¡Vaya que error! Si realmente queremos que Dios nos perdone NO ocultemos nada delante de Él, seamos sinceros, seamos humildes y rindámonos ante El.

Tercero, “Me decidí a reconocer que había sido rebelde contigo”, el RECONOCIMIENTO es clave para que Dios pueda perdonarnos, si nosotros no reconocemos nuestro error, si no reconocemos que necesitamos ir delante del Señor y pedirle perdón, difícilmente nuestro estado cambiara. Si tú puedes reconocer el error en el que has caído y no solo reconocer sino que ir delante del Señor y recibir su perdón entonces, tu vida recibirá un cambio extraordinario.

Hoy quiero que sepas, que Dios quiere perdonarte, que El quiere restaurar tu vida y restaurar esa comunión intima contigo, no te reproches tantas cosas, no te saques en cara tus errores, no te pelees contigo mismo, solo ve delante del Señor y has estas tres cosas: CONFIESA, NO OCULTES NADA Y RECONOCE TU ERROR y entonces Dios te perdonará.

El Salmista termina este párrafo diciendo: “y tú, mi Dios, me perdonaste”

Hoy Dios quiere otorgarte su perdón, por lo tanto perdónate a ti mismo, y da estos tres pasos importantes para recibir su perdón y te aseguro que tu vida JAMAS volverá a ser la misma.

¡Una vida perdonada es una vida muy usada!

Autor: Enrique Monterroza

domingo, 14 de noviembre de 2010

¿Estás triste? ¿Quizás preocupado?


¿Qué sucedería si por un solo día aceptáramos que Dios maneje nuestros problemas, y Dios se hace cargo de ellos?
Autor: Juan Rafael Pacheco | Fuente: Catholic.net


Las preocupaciones son el pan nuestro de cada día. Muchas vienen de situaciones muy reales que enfrentamos en el diario vivir. Otras, sin embargo, surgen de la nada, por así decirlo.

¿Qué sucedería si por un solo día aceptáramos que Dios maneje nuestros problemas, y Dios se hace cargo de esa gerencia?

Llevemos este experimento a la práctica. Supongamos que recibimos el siguiente correo de parte de Dios:

“Hoy, yo, Dios, estaré manejando todos tus problemas. Si enfrentas una situación que no puedes manejar, no intentes resolverla. Colócala en la bandeja “Algo que sólo Dios puede hacer.” Me encargaré del asunto en mi tiempo, no en el tuyo. Una vez lo hagas, no te aferres más al problema, o pretendas retirarlo, pues tan sólo retrasarás la solución. Si crees que puedes solucionarlo, consúltalo conmigo. Asegúrate que tomarás la decisión adecuada.

Yo no duermo nunca. No hay razón que pierdas tu sueño a causa de las preocupaciones. Descansa en mí. Para contactarme, estoy a la distancia de una oración, de un diálogo, que eso es la oración. ¡Basta con que lo conversemos!

Piensa bien lo siguiente: sé feliz con lo que tienes.

Si te desesperas y peleas cuando estás metido en un gran tapón, recuerda que hay gente para quien tan sólo manejar es un privilegio.

¿Tuviste un mal día en el trabajo? Piensa en todos esos que están años sin poder conseguir uno.

¿Tienes el corazón roto por una relación sentimental deteriorada? Son muchos los que no saben qué es amar y que jamás han sido amados.

¿Luchas la que parece ser una batalla perdida con el hijo que te causa problemas? ¡Cuánto desearían tener ese reto los padres y madres que no han logrado tener un hijo!

¿A tu edad te faltan fuerzas para enfrentar una terrible pérdida, y te preguntas cuál es el propósito de esta prueba? Se agradecido. Existieron muchos que no vivieron hasta tu edad para averiguarlo.

¿Te encuentras en un momento en que eres objeto de la amargura, ignorancia, pequeñez o envidia de la gente? Las cosas podrían ser peores. ¡Tú podrías ser uno de ellos!

¿El amigo ese te ha dado la espalda cuando más lo necesitas? ¡Cristo, el amigo que nunca falla, está a tu lado, ahí mismito, pidiendo tan sólo que le abras tu corazón!

¿Por qué te confundes y te agitas y te deprimes ante los problemas? Déjame al cuidado de todas tus cosas. Todo te irá mejor. Lo que más daño te hace es tu propio razonar y tus propias ideas y el querer resolver tus cosas a tu manera.

Confía en mí. Ahora bien, no seas como el paciente que pide al médico que lo cure y luego le indica el modo de hacerlo. Déjate llevar en mis brazos, no tengas miedo. Yo te amo.

Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiando. Cierra los ojos del alma y confía. Continúa diciéndome a toda hora: yo confío en ti.”

Hasta ahí el correo de Dios. Prepara tu respuesta y envíasela lo más pronto posible. Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, entonces estás peor que antes. Espero ese no sea tu caso.

Bendiciones y paz.

lunes, 8 de noviembre de 2010

FE COMO UN GRANO DE MOSTAZA



Lucas 17, 1-6. Tiempo Ordinario. Podemos hacer muchas cosas si tenemos fe y confianza en Dios.
Autor: P. Juan Gralla | Fuente: Catholic.net
Lucas 17, 1-6.


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Es imposible que no vengan escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen! Más le vale que le pongan al cuello una piedra de molino y sea arrojado al mar, que escandalizar a uno de estos pequeños. Cuidaos de vosotros mismos. Si tu hermano peca, repréndele; y si se arrepiente, perdónale. Y si peca contra ti siete veces al día, y siete veces se vuelve a ti, diciendo: "Me arrepiento", le perdonarás. Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe. El Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, habríais dicho a este sicómoro: "Arráncate y plántate en el mar", y os habría obedecido.


Reflexión


Estamos rodeados de testimonios edificantes, de personas ejemplares, coherentes, generosas... Pero tenemos la costumbre de fijarnos y hablar sólo de los “escándalos” que por ahí nos encontramos. Aquel joven, la vecina, un político... todos pasan por nuestro tribunal.

Es una realidad innegable que, como hombres que somos, tenemos debilidades y flaquezas (Si alguien no las tiene, puede inscribirse en el registro de los ángeles sobre la tierra), que, por lo demás, son evidentes a los ojos de los demás, sobre todo en algunas ocasiones. Algunas veces hasta pueden provocar escándalos.

Sin embargo, la inspiración divina bien colocó este pasaje seguido inmediatamente de otro que versa sobre el perdón. Nuestra tarea no es entonces juzgar ni mucho menos buscar como detectives los “talones de Aquiles” de nuestro prójimo. Será mejor si, por nuestra parte, nos esforzamos para dar el mejor testimonio, y si fijamos nuestra atención en las virtudes de los demás. Y cuando alguien nos escandalice con su conducta, no juzguemos y sepamos perdonarle de corazón, sabiendo que quien confía en el poder de Dios, puede trasplantar un árbol al mar.

martes, 2 de noviembre de 2010

MOMENTOS A SOLAS




“Dios mío, mira en el fondo de mi corazón, y pon a prueba mis pensamientos. Dime si mi conducta no te agrada, y enséñame a vivir como quieres que yo viva”.

Salmos 139: 23, 24

(Traducción en lenguaje actual)

A veces perdemos el enfoque de la vida por las diferentes tareas diarias que realizamos y más aun cuando la monotonía y el estrés se apoderan de nosotros y nos olvidamos de esos momentos a solas que Dios desea pasar con nosotros.

Y es que muchos de nosotros nos olvidamos de lo más importante de la vida, lo cual es mantener esa comunión activa con nuestro Señor.

¿Cuándo fue la última vez que tuviste un momento a solas con Él?, ¿Cuánto fue la última vez que le cantaste a solas, mientras vivías lo que le decías?, ¿Cuándo fue la última vez que sentiste su presencia que te abrazaba y las lagrimas de tus ojos no se pudieron contener?

Con el transcurrir del tiempo y de los años muchos olvidamos aquellos momentos a solas que pasábamos con El, esos momentos que marcaron positivamente nuestra vida para que ahora seamos lo que somos, esos momentos que añorábamos en donde nos rendíamos delante de Él y permitíamos que ministrara nuestra vida como a El bien le pareciera.

¿Recuerdas esos momentos inolvidables?, esos momentos a solas que pasabas con El y en donde te sentías la persona más privilegiada sobre la faz de la tierra porque podías sentir como El estaba contigo manteniendo una comunión.

Lastimosamente muchos de nosotros permitimos que la monotonía y el estrés nos lleven a olvídanos de esos momentos a solas que son tan importantes para todo hijo de Dios.

No hablo de cuando vas a tu Iglesia, ni cuando estás en una reunión y buscan del Señor, no, hablo de esos momentos a solas personales, en donde tú decides por cuenta propia ir y doblar tus rodillas delante del Señor y comenzar a hablar con Él, como con tu mejor amigo, mientras El se deja sentir en tu vida de una manera poderosa y que refresca tu vida espiritual.

Hoy Dios quiere que sepas que anhela esos momentos en los cuales le dedicabas tiempos a solas, en donde ibas por deseo propio a buscarlo y a alimentarte de su presencia. Dios te está esperando en el mismo lugar en donde te encontrabas con El, Dios está deseoso de oírte, de escucharte, de que le cantes y sobre todo que comiences a confiar en Él como antes lo hacías.

¿Qué esperas?, ¿Por qué dudas más?, ¡Ve delante de tu Padre!, ¡Búscalo! Porque sin duda lo encontraras, hoy Dios quiere restaurar esa comunicación contigo, pues El jamás se ha olvidado de ti y de los momentos a solas que han pasado juntos.

Hoy quiero invitarte a que terminemos este devocional realizando una pequeña oración, dile al Señor:

“Padre hermoso, te doy gracias porque cada día me sorprendes con tu creatividad, porque al despertar puedo ver cómo has renovado tu misericordia sobre mi vida, porque a pesar de mis errores me sigues amando y demostrándome que jamás te has olvidado de mi, hoy quiero restaurar mi comunión contigo, hoy quiero volver a experimentar esos momentos a solas como lo hacíamos en otros tiempos, te necesito, necesito tu presencia, necesito mucho de ti, no quiero otra cosa que no seas tú, cada día quiero estar pegado a ti, no permitas que el afán y la monotonía me lleven a olvidarme de ti, al contrario, que cada cosa que viva a diario me lleven a mantenerme en comunión continua contigo, Señor, te pido perdón por todos mis errores, quiero a partir de este día comenzar de nuevo y mantener diariamente esos momentos a solas contigo que tan bien me hacen. Gracias Señor porque sé que tu estas aquí, porque sé que tu estas restaurando mi relación personal contigo, Gracias mi amado Padre por todo lo que tú haces por ti, realmente las palabras no alcanzarían para expresarte lo agradecido que estoy por tenerme en cuenta y querer pasar momentos a solas conmigo, Gracias te doy en el Nombre de Jesús, Amen”

¡Dios quiere tener momentos a solas contigo!

miércoles, 27 de octubre de 2010

ACCIONAR Y NO SOLO SOÑAR


TEXTO: SAN JUAN 6:28


INTRODUCCIÓN:
Algunos de nosotros somos soñadores de primera, anhelamos hacer tantas cosas que el disco duro de nuestro cerebro se queda full de tantos sueños que quisiéramos realizar, y la verdad soñar no es malo, es mas José era un soñador que vio cumplido cada uno de sus sueños.
Hay quienes pasan el día hablando de que quieren ir de misiones a ciertos lugares escondidos del planeta en donde quizá nadie ha llegado aun con el Evangelio, otros pasan la vida soñando que un día estarán en un estadio lleno, con su banda alabando a Dios, también hay quienes sueñan con dar conferencias juveniles por todo el mundo y así pudiera citar muchos sueños denominados a veces “imposibles” que muchos tienen en su vida.
Esta bien que sueñes en grande y que tengas anhelos maravillosos de servirle a Dios, pero ¿Qué pasa cuando tu sueño solo se queda en UN SUEÑO y no haces nada para cumplirlo?, definitivamente caes en el error de solo Soñar, pero nunca ACCIONAR.
Es por esa razón que he dedicado este tema a todos aquellos que en momento determinado han tenido sueños maravillosos y que por razones de la vida o de tus propias decisiones han quedado solo en Sueños y hasta ahora no has accionado para cumplirlos.

DIOS ES EL DADOR DE LOS SUEÑOS.
Cuando Dios te da un sueño de cumplir determinada meta es porque El te ayudara a cumplirlo. Pero en todo esto hay algo muy clave y si eres cuidadoso notaras que dije: “El te ayudara a Cumplirlo” , y no dije: “El solo te lo cumplirá”. Cuando hablo de ayudarte a cumplir tus sueños, me refiero a que es necesario que pongas tu parte, para que Dios ponga la suya, no puedes soñar y quedarte cómodamente acostado esperando a que ese sueño se cumpla en tu vida, Dios no respalda a los haraganes, Dios anhela que tu ACCIONES y no tan solo sueñes.
Sin lugar a dudas cuando es Dios quien pone los sueños en tu vida, El te respaldara a cumplirlos, pero cuando es un sueño totalmente humano es vano, es como un relámpago, que aparece por un momento y desaparece. Es ahí en donde las emociones aparecen y se anteponen al sentir del Espíritu de Dios. Cuando un sueño es una simple emoción, desaparecerá, pero cuando es puesto por Dios prevalecerá hasta cumplirse.

¿QUÉ ESTAS HACIENDO PARA CUMPLIR TU SUEÑO?
Esa pregunta es la que quiero hacerte en este momento: ¿Qué estas haciendo para cumplir tu sueño?, posiblemente la respuesta mas común seria: nada o a lo mejor algunos con un tinte mas espiritual dirían aunque no fuera cierto: “estoy orando”.
La verdadera respuesta solo la tienes tu, pues el único que sabe si estas accionando para cumplir tu sueño o simplemente no estas haciendo nada eres tu mismo.
Joven Dios te ha llamado a grandes cosas, tu corta edad o tu juventud no es obstáculo para cumplir cualquier clase de sueño. Dios no mide las respuestas por edades, tu tienes el mismo valor que una persona mucho mayor que tu, Dios no tiene como requisito para cumplir tu sueño ser mayor de 33 años, en pocas palabras es hora que creas lo que Dios puede hacer en ti.

Algunos obstáculos que te evitan el accionar para cumplir tus sueños son:

1. El creer que eres muy joven para ser usado por Dios. ¿Quién te dijo que Dios solo usa a los viejos?, David era un jovencito cuando Dios lo usaba en gran manera, Timoteo era un joven con autoridad de parte de Dios en su Ministerio, la edad nunca será obstáculo para poder cumplir tus sueños.

2. El pensar que algún día Dios te usara, menos hoy. La falta de Fe es el enemigo numero uno del Cristiano, si tu no tienes fe en lo que Dios puede y quiere hacer en tu vida, creo que jamás veras tu sueño cumplido.

3. Los comentarios negativos, habrán comentarios que querrán desanimarte de cumplir tus sueños, pero cuando realmente comprendes el propósito de Dios para tu vida no habrá comentario que te detenga.

ASPECTOS IMPORTANTES EN LA CONSECUCIÓN DE SUEÑOS.
El cumplir tus sueños no se basa en estar acostando esperando que algún día se haga realidad, no es sentarte a esperar que Dios aparezca entre las nubes y te conceda los deseos que quieras. Mas allá de eso se trata de ACCIONAR, la palabra clave en el Evangelio es ACCIONAR, pues de otra manera los frutos no se verán, al teoría es buena para alimentarnos, pero la practica es lo que mas cuenta en la vida cristiana. Jesús no uso solo la teoría, sino que el mismo practico lo que predicaba.
Algunos aspectos sencillos pero importantes en la consecución de tus sueños son los siguientes:

• Creer en lo que Dios puede hacer en tu vida. Mientras no tengas Fe de lo que Dios pueda hacer en tu vida no veras resultados. Muchas veces no imaginamos lo que Dios es capaz de hacer en una vida, pero cuando creemos y nos disponemos, es ahí en donde El entra en escena y hace de ti un instrumento mas que útil para la obra de Dios. Creo que una de las cosas que mas detienen a los jóvenes en la consecución de sus sueños es el menospreciarse a si mismos, pero en el sentido de no creerte capaz de realizar algo, la verdad es que ninguno de nosotros somos capaces de cumplir grandes cosas en nuestras propias capacidades, pero con Dios a nuestro lado somos mas que vencedores, pues si El te llama, El te capacita, y si El te capacita, El te respalda.

• Mantener una vida constante en comunión. Tus sueños no se cumplirán así por así, tienes que mantener una vida constante de oración, lectura de la Palabra de Dios, de servicio en tu congregación, etc. Si tu no buscas el rostro de Dios entonces difícilmente el te guiara a cumplir tus sueños, la Palabra de Dios es la mejor guía, y que mejor forma de seguir esa guía que leyéndola. En este mismo punto entra el guardar tu testimonio, pues si mantienes una constante comunión con Dios tu testimonio hablara de esa relación personal que llevas con el Señor. El testimonio es importante para que se puedan abrir puertas, es por eso que un consejo sabio seria: Guarda tu testimonio siempre.

• Nunca desmayes. Por mas que veas lejos ese sueño, no desmayes, por muchos comentarios negativos que puedan venir, no tires la toalla. Joven es necesario que pasemos por situaciones difíciles, pues estas ayudaran a tu crecimiento y madurez espiritual.

• ACCIONA. Nunca podrás ver tu sueño cumplido si no accionas, accionar es sinónimo de: trabajar, servir, ayudar, movilizarte, buscar. Si tu sueño es predicar en estadios llenos, comienza predicando en tu casa, en tu cuadra, en tu colonia, en tu ciudad, pues de esta manera estas preparándote para cumplir tu sueño que es el de predicar en estadios. Si tu sueño es tocar o cantar en conciertos, entonces comienza con aprender a cantar, aprender a tocar, cantar o tocar en tu grupo familiar, cantar o tocar en tu Iglesia y así sucesivamente Dios te ira abriendo puertas para que un día des conciertos que Ministraran muchas vidas. Si tu sueño es ser Misionero, entonces prepárate académicamente, Ministerialmente, comienza haciendo Misiones en tu colonia, en tu ciudad, apoyando en oración o económicamente a las misiones, hay muchas formas de hacer Misiones y poco a poco si es tu llamado Dios te abrirá las puertas para que vayas y prediques el evangelio en otras partes del mundo.

ACCIONA, ACCIONA Y ACCIONA.
Los sueños requieren de personas dispuestas a accionar, personas que no estén conformes en sus casas mientras muchos se pierden, personas que crean en lo que Dios puede hacer en sus vidas, personas que no se detengan por comentarios o criticas destructivas, personas que estén dispuestas a sudar la camiseta del evangelio para poder el Nombre de Jesús en ALTO.

¿Estas dispuesto a ser una de esas personas?, ó ¿Seguirás permitiendo que el acomodo haga de ti un cristiano mediocre?, es hora de levantarnos como Generación Juvenil y conquistar las tierras que Dios nos prometió, no es momento de perder el tiempo en discusiones sobre nuestro vestuario o nombre de Iglesia, no es momento de perder el tiempo en andar satisfaciendo los deseos de la carne, es momento de ver con los ojos espirituales y entender que es EL TIEMPO DE DIOS.

¡¡¡¡¡JOVEN ES HORA DE ACCIONAR Y NO SOLO SOÑAR!!!!!

Autor: Enrique Monterroza

sábado, 23 de octubre de 2010

DIOS ME DA SERENIDAD

serenidad

Querido Dios:

“Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos”.

(Isaías 26:3-4)

La serenidad no es otra cosa que la calma. Creo que es esa tranquilidad que tú me permites sentir aún cuando muchas veces pienso que mi mundo se deriva, o que las ilusiones se han hecho trizas.

Es cuando veo la mar de los problemas intensificarse y siento que los vientos me quieren derivar, pero aún así muy dentro de mi corazón algo me hace sentir calmada, porque sé que tengo estabilidad y seguridad cuando tú estás conmigo. Porque tú presencia en mi vida me hace sentir a salvo aún cuando pareciera que estoy cerca del abismo.

Es la paz que me permites experimentar y que los demás a mí alrededor muchas veces no logran comprender. Entonces actúo con firmeza porque en medio de mis decisiones, sé que tú estás dirigiéndome con sabiduría.

Es la mansedumbre y el dominio propio que me das, cuando vienen personas a intentar provocarme o queriendo hacer que me salga de control para ver hasta dónde puedo llegar.

Experimento serenidad cuando después de un día cansado y cargado, muchas veces las lágrimas se derraman de mis ojos y suspiro al recordar que tú recoges cada una de ellas y me abrazas con tu inmenso amor.

Me consuela tu Espíritu Santo y encuentro un refugio en su presencia que nadie en este mundo me puede ofrecer ni dar. Entonces cambias las preguntas por certezas y el miedo por esperanzas nuevas.

Me regeneras, refrescas y alientas mi vida. Me infundes nuevas fuerzas. Inyectas y soplas en mí de tu templanza. Y sigo aquí aferrándome a vivir prisionera feliz de tus promesas. Sabiendo que en ti todo tiene sentido.

Por eso humildemente reconozco y te suplico que nunca me faltes. Sé que siempre estás conmigo, pero yo quiero hacerte saber lo imprescindible que eres para mí. Sígueme dando serenidad para poder enfrentar cualquier cosa que venga con valor y con la absoluta confianza de que tú me llevarás hacia un lugar más alto.

Autora: Brendaliz Avilés

martes, 19 de octubre de 2010

HABLAR CONTIGO ES LO MEJOR

prayer654

A solas estoy contigo en esa comunión que tienen los buenos amigos. Me acerco con confianza porque sé que eres mi gran confidente. Yo puedo contarte mis sueños e ilusiones, pero también mis tristezas y preocupaciones.

Mi Jesús, tú estás atento a todo cuanto te digo. Mi alma siente contentamiento por esa relación tan estrecha contigo. Si me caigo me levantas, si me deprimo me reconfortas y animas. Me arreglas el corazón cuando por una u otra razón lo siento destrozado.

Señor, tú eres lo mejor. Siempre anhelas que nos acerquemos a ti. Desde el principio has querido que establezcamos vínculos de amor y confianza contigo. Acudo a ti porque sé que eres la fuente de donde provienen la fuerza y la vida eterna. Ese tiempo preciado contigo rescata y refresca mi ser.

Porque aún cuando de mis labios no sale una palabra, tú, muy atento interpretas el silencio que esconde mi interior y que no sabe cómo expresar eso que siente en esos momentos. Y cuando mi boca si logra pronunciar lo que yo siento, recibo de ti esperanza, sosiego y plenitud de tú gloria.

No quiero ir a ninguna parte si tú presencia no me acompaña. No hay lugar por más bello que parezca donde me encuentre mejor que cobijada bajo el amparo de tu gracia. Cada vez que voy en oración me encuentro contigo, te estoy visitando. Y tú como buen anfitrión me llenas de ese refrigerio espiritual, me haces sentir en casa y yo recibo lo que necesito para poder continuar hasta que al fin un día yo logre verte frente a frente y ya nunca más dejaré de sonreír.

Autora: Brendaliz Avilés

jueves, 14 de octubre de 2010

NO PIDAN UNA SEÑAL



Lucas 11, 29-32. Tiempo Ordinario. No pedir señales extraordinarias, ser nosotros mismos signos de Dios que ayuden a los demás a llegar a Él.
Autor: P. Luis Gralla | Fuente: Catholic.net
Lucas 11, 29-32


En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús y él se puso a decirles: Esta generación es una generación malvada; pide una señal, y no se le dará otra señal que la señal de Jonás. Porque, así como Jonás fue señal para los ninivitas, así lo será el Hijo del hombre para esta generación. La reina del Mediodía se levantará en el Juicio con los hombres de esta generación y los condenará: porque ella vino de los confines de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y aquí hay algo más que Salomón. Los ninivitas se levantarán en el Juicio con esta generación y la condenarán; porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay algo más que Jonás.


Reflexión:


Ya lo repetiría Cristo con otras palabras, pero en sentido positivo: “Dichosos los que creen sin haber visto.” Lo que este Evangelio pretende no es reprocharnos, sino recordarnos que ya tenemos la señal que esperamos y necesitamos. No hace falta buscar ni pedir más señales. Hay una que basta. “Más que Jonás... más que Salomón”. Hoy se nos hace la invitación a descubrir esta señal. Es la misma de hace 20 siglos: la que muchos no quisieron ver, pero también la que bastó para que muchos creyeran.

Cuando un avión va a aterrizar, el piloto observa muchas luces que le guían, pero todas pretenden indicarle dónde está la pista. Así, todos los signos que hoy tenemos nos señalan a Cristo. ¡Aprendamos a “leerlos” adecuadamente! Nos habla de Cristo la Eucaristía, pues es Cristo mismo. Nos hablan de Cristo los buenos ejemplos que observamos en los demás... ¡Todo nos lleva a Cristo si nosotros lo buscamos! Este es el camino de la fe: avanzar por la vida sin milagros, sin certezas humanas absolutas. Vivir la fe en lo más ordinario.

¡Qué adjetivo pondrá Cristo a nuestra generación si nos distinguimos no por pedir señales extraordinarias, sino por ser nosotros mismos signos de Dios, que ayuden a los demás a llegar a Él!

lunes, 27 de septiembre de 2010

UNA SENCILLA FLOR DEL CAMPO



Si tú eres maravillosa, estupenda, ¿qué podré decir de la belleza y la ternura que se esconde en cada corazón humano?
Autor: P. Fernando Pascual LC | Fuente: Catholic.net

Eres así: sencilla, sin pretensiones, sin soberbia, sin hambre de aplausos. Una sencilla flor de campo, sin nombre, sin historia, sin barreras defensivas, sin miedos al viento, a la lluvia, al granizo, al hombre caprichoso.

Brillas, con tu blanco alegre, entre el verde vivo que acaricia el viento. Hablas un lenguaje antiguo y nuevo, fresco y cansado, reflexivo y lleno de entusiasmo. Susurras tu mensaje sin preocuparte por el hoy, sin preguntar si habrá alguien que te alabe, sin soñar en si mañana serás más bella o ya marchita, sin sospechar que tal vez pronto un niño te cogerá entre sus manos para llevarte a su madre, para ponerte ante una imagen de la Virgen.

Hermosa como reina y humilde como pastora, ligera y llamativa, alegre y armoniosa. Abierta a todos: al colibrí y a la abeja, a la esfinge y a la hormiga, al sol y a las gotas del rocío mañanero.

Hablas porque Alguien te dio un lenguaje de belleza. Hablas porque el mundo es la obra de un Dios artista. Hablas aunque los hombres vivamos encerrados en nuestras casas de cemento y de cristal, ajenos a la belleza de tu saludo, esclavos de modas que pasan sin embellecer los cuerpos y sin consolar las almas.

Hoy quisiera escuchar tu voz callada, contemplar de nuevo tus estambres y tus pétalos, dejarte acariciar mi piel sofisticada, oler tu aroma de armonías, de vida fresca y pura.

Salomón no fue capaz de vestirse ni siquiera por un día como tú, sencilla flor de campo. Por eso déjame avanzar, a través de ti, para ir más lejos. Para descubrir que hay un Padre Creador y Bueno. Para no olvidar que el Amor es la palabra más hermosa de la vida. Para ponerme en las manos de ese Dios que vela y cuida cada una de sus maravillas.

Déjame, humilde y blanca flor silvestre, vivir abierto, sin complejos. Con la esperanza de que mi vida vale mucho más que la tuya. Y si tú eres maravillosa, estupenda, ¿qué podré decir de la belleza y la ternura que se esconde en cada corazón humano? ¿Qué podré encontrar en la sonrisa de tantos hombres y mujeres que me acompañan, como tú, en el camino que nos lleva hacia el Dios que nos ama con locura?

viernes, 24 de septiembre de 2010

AMA TU PROJIMO COMO A TI MISMO




Marcos 12, 28-34

En aquel tiempo, uno de los letrados se acercó a Jesús y le preguntó: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos? Jesús le contestó: El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos. Le dijo el escriba: Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que El es único y que no hay otro fuera de El, y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a si mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios. Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: No estás lejos del Reino de Dios. Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas.


Reflexión


¿Quién es mi prójimo? No nos compliquemos investigando quién es nuestro prójimo. ¿Será aquél que nos encontramos en la calle, el pobre, el sucio...? Sí, él es nuestro prójimo. Pero también recordemos que prójimo es sinónimo de próximo. Algunas veces nos cuesta trabajo amar verdaderamente a nuestro prójimo que está más cercano a nosotros, en el trabajo, en la escuela. Aquella persona con la que tengo contacto personal cotidiana y que a veces humanamente me es difícil convivir, que es una cosa muy normal, pero en esos momentos es donde verdaderamente entra el verdadero amor a nuestro prójimo.

“No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? Muchas ocasiones, ¿verdad?, ¿No nos parece que se queda un poco corta? Es un poco pasiva, indiferente. Le falta algo. ¡Es un poco seca!

Cambiémosla a alguna frase más activa, más dinámica, que nos mueva a realizar algo y que nos ayude a quedarnos en el “no hagas a los demás”. Sería mejor decir: “haz a los demás lo que quieras que te hicieran a ti”. Interpretándola de forma correcta, no esperando en realidad que por nuestros actos tenemos que recibir el mismo pago. O esta otra que dice hacer el bien sin mirar a quien. Pero aquí en lugar del “sin mirar a quién” veamos a Cristo representado en mi prójimo

¿A quién no le gusta recibir una sonrisa, un buenos días, un comentario positivo? La sonrisa es un buen detalle práctico de amor al prójimo. Sonreír plácidamente, ser amable cordial y abierto con todos. Es un lenguaje universal; lo mismo lo entiende un polaco que un chino; muchas veces ayuda a quitar aquel polvillo rutinario del trabajo, que se ha ido acumulando a lo largo de las jornadas. ¿Que más prueba de amor al prójimo podemos dar? Esta es una forma sencilla y práctica. Así construiremos un clima de benevolencia en nuestro alrededor. ¡Hagamos la prueba!

El escriba hace una anotación, que estos mandamientos valen más que todos los holocaustos y sacrificios hechos a Dios para el perdón de sus pecados y para pedir gracias especiales. Hoy podemos amar a Dios odiando el pecado en nuestras vidas, y amando de corazón a nuestro prójimo.

lunes, 20 de septiembre de 2010

VIDA OCULTA Y PUBLICA DE JESUCRISTO



¿Cómo empezó todo?
Autor: Ignacio Juez | Fuente: www.ideasrapidas.org
JESUCRISTO

• A. Vida oculta.
• B. Vida pública.
• C. Muerte, resurrección y ascensión.

A. Vida oculta de Jesucristo

1. ¿Cómo empezó todo? El ángel Gabriel se presentó a María y le habló de parte de Dios proponiéndole ser Madre del Salvador. Ella aceptó, y el Hijo de Dios se hizo hombre y fue concebido por obra del Espíritu Santo.

2. Belén.- Debido a un edicto del César, María y José su esposo fueron empadronarse a Belén, y allí muy discretamente nació Jesús. Recibió la adoración de unos pastores avisados por ángeles, y de unos magos de oriente guiados por una estrella. Minutos después, un ángel avisó a José y huyeron a Egipto pues el rey Herodes buscaba al Niño para matarlo. En Egipto estuvieron unos dos años y, muerto Herodes, regresaron a Nazaret.

3. Vida oculta.- En Nazaret vivió Jesús con sus padres, llevando una vida ordinaria de la que nada sabemos, salvo el suceso de Jesús perdido y hallado en el Templo cuando tenía unos doce años. En sus treinta años de vida oculta, Jesús nos da ejemplo para buscar la santidad en las tareas corrientes de la vida.

B. Vida pública de Jesucristo

1. ¿Cómo empezó? La primera intervención pública de Jesús fue su bautismo en el Jordán, realizado por S. Juan Bautista. Allí, Dios Padre testificó sobre Él diciendo que era su Hijo amado. Después, el Señor se retiró al desierto durante cuarenta días para preparar su vida pública con oración y mortificación. Luego, regresó donde el Bautista, que le acercó los primeros discípulos: Juan y Andrés. Andrés le presentó a su hermano Simón Pedro.

2. Los Apóstoles.- Al principio, los discípulos iban y venían, le escuchaban y volvían a sus quehaceres. Entre ellos eligió doce que dejaron todo y le acompañaban siempre. Son los doce Apóstoles. Como cabeza de ellos tomó a Pedro.

3. Predicación.- Sin descuidar sus ratos de oración, durante tres años caminó por Israel enseñando de una ciudad a otra. Un sermón importante fue el de las bienaventuranzas. En su predicación usaba abundantes parábolas: la del sembrador, los talentos, el hijo pródigo, la cizaña, etc. Hablaba con autoridad divina, y reforzaba sus palabras con milagros.

4. Milagros.- Los milagros fueron muy abundantes. Con ellos manifestaba su poder divino a la vez que se compadecía de las penas humanas. El primero tuvo lugar en una fiesta de bodas, donde transformó agua en vino por intercesión de su Madre. Hubo muchos milagros: calmó tempestades, multiplicó panes, curó leprosos, ciegos, paralíticos, endemoniados, incluso resucitó muertos. En una ocasión se transfiguró resplandeciendo su divinidad.

5. Persecución.- Las multitudes le seguían para oírle y ser curados de sus enfermedades. Esto hizo que los jefes religiosos judíos se llenaran de envidia e intrigaran contra Él, a pesar de reconocer sus milagros patentes. Cuando resucitó a Lázaro, decidieron matarle y matar también a Lázaro.

C. Muerte, resurrección y ascensión

1. ¿Cómo empezó la Pasión?.- Nuestro Señor había anunciado varias veces su pasión y muerte. Una noche, después de instituir la Eucaristía, fue con sus discípulos a orar en un huerto de olivos. Allí aceptó reparar a Dios las ofensas humanas ofreciéndose a sí mismo en lugar nuestro, cargando con nuestras culpas. Un ángel tuvo que consolarle ante un sufrimiento tan fuerte que sudó sangre. Poco después dejó que le apresaran los jefes judíos.

2. ¿Hubo juicio? Hubo una especie de juicio donde la condena ya estaba prevista. No hubo pruebas concluyentes a pesar de que presentaron testigos falsos. Jesús se declaró Mesías e Hijo de Dios y por estas palabras fue condenado a muerte por los jefes judíos.

3. ¿Hubo otros juicios? Después llevaron a Jesús ante Pilato y ante Herodes, y ninguno encontró motivos de condena. Los judíos presionaron a Pilato. Pilato mandó flagelarlo por ver si así contentaba a la muchedumbre. Después de numerosas afrentas y burlas, azotado y coronado con espinos lo presentó a la gente, que volvió a exigir: ¡crucifícalo!

4. Cruz.- Pilato cedió ante la multitud y dictó sentencia de muerte. Entonces Jesús cargando con la cruz salió hacia el Calvario. Al llegar allí, le clavaron manos y pies en la cruz y le colocaron entre dos ladrones, mientras los jefes judíos continuaban las burlas.

5. ¿Dijo algo en la cruz? Allí Jesús dijo unas frases breves: pidió perdón por todos, aseguró el cielo al ladrón que se arrepintió, nos dejó a María como madre nuestra, y después de asegurar que todo estaba cumplido, entregó su espíritu al Padre. Un soldado aseguró su muerte clavándole una lanza en el corazón. Poco después, le bajaron de la cruz a una sepultura. Era viernes.

6. ¿Pasó algo especial? Mientras Jesús estuvo en la cruz, se oscureció el sol y se cubrió la tierra de tinieblas. Cuando murió, hubo un terremoto, se rasgó el grueso velo del templo, y muchos muertos salidos de los sepulcros se aparecieron en Jerusalén.

7. Resurrección.- Al amanecer del domingo, Jesús resucitó. Hubo un gran terremoto, y apariciones de ángeles y del mismo Jesús glorioso. Algunos apóstoles no lo creían hasta que le vieron y palparon.

8. Ascensión.- Después de resucitar, Jesús se apareció varias veces a sus discípulos. Conversó con ellos y les dio las últimas instrucciones. Cuarenta días más tarde, subió a los cielos mientras los bendecía.

9. Fundación de la Iglesia.- A lo largo de su vida, nuestro Señor Jesucristo estableció las bases del futuro desarrollo de la Iglesia:

o Instituyó los siete sacramentos.
o Estableció una Jerarquía eligiendo los doce Apóstoles, y a Pedro como roca y pastor de los demás.
o Desarrolló la doctrina y la actuación práctica principales, con el mandato apostólico de difundirlo al mundo entero.

lunes, 13 de septiembre de 2010

LAS IMAGENES Y LA BIBLIA



¡Ser Discípulos!


En la Biblia se prohíben las imágenes. Y entonces ¿por qué los católicos y los ortodoxos aceptan y recomiendan su uso?
Autor: Ignacio Juez | Fuente: www.ideasrapidas.org

LAS IMÁGENES Y LA BIBLIA

1. La dificultad de las imágenes.- Algunas personas sienten preocupación ante la cuestión de las imágenes. Han comprobado que en la Biblia se prohíben las imágenes. Y entonces se preguntan: ¿por qué los católicos y los ortodoxos aceptan y recomiendan su uso?, ¿desoyen la Biblia? A continuación se estudia este asunto de las imágenes.

2. Breve historia del problema.- El tema de las imágenes ya fue muy discutido en el siglo VIII con ocasión de la persecución del emperador de oriente León III el Isáurico, que se empeñó en suprimir las imágenes por la fuerza. El segundo concilio de Nicea (año 787) definió solemnemente que el uso de las imágenes es válido. De modo que este asunto ya ha sido propuesto, estudiado y aclarado. Y el pueblo cristiano lo vivía así antes y pacíficamente desde entonces. Pero continuemos nuestra explicación.

3. ¿En la Biblia todo es igual de permanente? No, no. Dios nuestro Señor fue guiando a su pueblo paso a paso, y entre las normas que dictó, algunas eran válidas para todo momento, mientras que otras eran transitorias. Incluso hay reglas que se cambian en la misma Biblia.

4. ¿Ejemplos de normas bíblicas transitorias? Por ejemplo, el libelo de repudio estaba incluido en la ley de Moisés pero Jesús lo suprimió, y esta modificación aparece en la Biblia. Igualmente, el antiguo testamento establecía que se debe lapidar a las adúlteras, ofrecer dos corderos al día en sacrificio, no comer carne de cerdo, etc. También se exigía la circuncisión como algo muy importante. Estas y otras normas estaban fijadas en la Biblia, y ahora no se cumplen pues eran leyes transitorias.

5. ¿El Papa puede modificar la Biblia? La respuesta a esta cuestión es más bien doble:

o El Papa no puede modificar caprichosamente la Biblia.
o El Papa inspirado por Dios puede interpretar la Biblia y puede decidir qué norma bíblica es transitoria. Así lo relata la misma Biblia cuando Pedro suprimió varias normas de la ley de Moisés, entre ellas nada menos que la circuncisión. Pero no fue un capricho de Pedro sino inspiración divina, narrada en la Biblia. Es decir, Dios mismo puede cambiar las normas bíblicas transitorias cuando lo desee (las permanentes no, pues el Señor no se contradice).

6. ¿Por qué quiso Dios esto? El Señor quiso que fuera el Papa quien interprete la Biblia y regule muchos aspectos de la vida cristiana, por varios motivos:

o Este ha sido su modo habitual de actuar. Dios suele hablar a los hombres a través de otros hombres: Moisés, los profetas, los santos...
o Este modo divino de obrar viene muy bien a los hombres: ayuda a ejercitar la fe, la humildad, la obediencia, de quienes seguimos al Papa, y del Papa que debe estar muy atento para seguir a Dios.

7. ¿En el tema de las imágenes se ha cambiado la Biblia? Respecto a las imágenes hay normas fijas y transitorias:

o La parte estable es la prohibición de la idolatría. Esto no ha cambiado, ni puede alterarse.
o La parte transitoria es el hecho de tener imágenes. Antiguamente fue prohíbido en la ley de Moisés para prevenir el pecado frecuente de idolatría. Posteriormente, esto se ha modificado y el II concilio de Nicea lo ratificó, como hemos visto. Por esto los cristianos, a diferencia de los judíos, podemos tener imágenes y venerarlas. Se sobreentiende que la veneración a una imagen no va dirigida al trozo de madera o escayola, sino a la persona que la imagen representa.

8. ¿Hay algo obligatorio en torno a las imágenes? Lo obligatorio es evitar la idolatría. Lo demás es optativo: uno puede tener imágenes o no; puede elegir entre una imagen u otra; y puede venerarlas de un modo u otro.

9. ¿Conviene tener imágenes? Cada uno elija lo que desee. Las imágenes pueden favorecer la piedad. Por ejemplo, mucha gente y muchos santos han decidido mejorar su vida al contemplar un crucifijo. Los seres humanos tenemos sentimientos, y está bien fomentar los buenos sentimientos.

10. ¿Qué dice el catecismo sobre las imágenes? El catecismo de la Iglesia católica trata este tema en los números 476-477 y 2129 a 2132. Este último punto dice: "El culto cristiano de las imágenes no es contrario al primer mandamiento que proscribe los ídolos. En efecto, el honor dado a una imagen se remonta al modelo original. El que venera una imagen, venera en ella la persona que en ella está representada". Pueden verse los textos completos en: www.vatican.va

lunes, 6 de septiembre de 2010

LA ORACIÓN ES HABLAR CON DIOS





Hablar con Él con la misma naturalidad y sencillez con la que hablamos con un amigo de absoluta confianza.
La oración es buscar a Dios, es ponernos en contacto con Dios, es encontrarnos con Dios, es acercarnos a Dios.

Orar es llamar y responder. Es llamar a Dios y es responder a sus invitaciones. Es un diálogo de amor.

Santa Teresa dijo en una ocasión: “Orar es hablar de amor con alguien que nos ama”.

La oración no la hacemos nosotros solos, es el mismo Dios (sin que nos demos cuenta) el que nos transforma, nos cambia. Podemos preguntarnos, ¿cómo? Aclarando nuestro entendimiento, inclinando el corazón a comprender y a gustar las cosas de Dios.

La oración es dialogar con Dios, hablar con Él con la misma naturalidad y sencillez con la que hablamos con un amigo de absoluta confianza.

Orar es ponerse en la presencia de Dios que nos invita a conversar con Él gratuitamente, porque nos quiere. Dios nos invita a todos a orar, a platicar con Él de lo que más nos interesa.

La oración no necesita de muchas palabras, Dios sabe lo que necesitamos antes de que se lo digamos. Por eso, en nuestra relación con Dios basta decirle lo que sentimos.

Se trata de “hablar con Dios” y no de “hablar de Dios” ni de “pensar en Dios”. Se necesita hablar con Dios para que nuestra oración tenga sentido y no se convierta en un simple ejercicio de reflexión personal.

Cuanto más profunda es la oración, se siente a Dios más próximo, presente y vivo. Cuando hemos “estado” con Dios, cuando lo hemos experimentado, Él se convierte en “Alguien” por quien y con quien superar las dificultades. Se aceptan con alegría los sacrificios y nace el amor. Cuanto más “se vive” a Dios, más ganas se tienen de estar con Él. Se abre el corazón del hombre para recibir el amor de Dios, poniendo suavidad donde había violencia, poniendo amor y generosidad donde había egoísmo. Dios va cambiando al hombre.

Quien tiene el hábito de orar, en su vida ve la acción de Dios en los momentos de más importancia, en las horas difíciles, en la tentación.

lunes, 30 de agosto de 2010

¿MASCARA O PAVOREAL?

Añadir imagenLucas 14,1. 7-14. Tiempo Ordinario. Nos encantan las apariencias, la fachada, que los demás hablen bien de nosotros y nos alaben.
Autor: P. Sergio Córdova LC | Fuente: Catholic.net
Lucas 14,1. 7-14


En aquel tiempo, entró Jesús un sábado en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando. Notando cómo los invitados elegían los primeros puestos, les dijo una parábola: Cuando seas convidado por alguien a una boda, no te pongas en el primer puesto, no sea que haya sido convidado por él otro más distinguido que tú, y viniendo el que os convidó a ti y a él, te diga: "Deja el sitio a éste", y entonces vayas a ocupar avergonzado el último puesto. Al contrario, cuando seas convidado, vete a sentarte en el último puesto, de manera que, cuando venga el que te convidó, te diga: "Amigo, sube más arriba." Y esto será un honor para ti delante de todos los que estén contigo a la mesa. Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado. Dijo también al que le había invitado: Cuando hagas una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a los parientes , ni a los vecinos ricos, no sea que ellos, a su vez, te inviten y tengas ya tu recompensa. Cuando hagas una comida llama a los pobres, a los tullidos, a los cojos y a los ciegos, y tendrás la dicha de que no puedan pagarte, porque recibirás la recompensa en la resurreción de los justos.


Reflexión


Sentado en su nueva oficina, un abogado recién graduado esperaba su primer cliente. Al escuchar que la puerta se abría, rápidamente levantó el teléfono para hacer creer que estaba muy ocupado. El visitante pudo escuchar al joven abogado decir:

-“Manuel, volaré a Nueva York para ver si resuelvo el caso del cliente aquel. Parece que esto va a ser algo grande y más difícil de lo que pensábamos. También necesitamos traer al experto americano, Mr. Craig, para que nos dé su opinión sobre este asunto tan importante”. Y, de pronto, interrumpió su presunta conversación con estas palabras:

-“Manuel, perdona, espera un momentito porque alguien acaba de llegar”. Y cortó.
Dirigiéndose entonces al hombre que acababa de entrar, preguntó el abogado: -“Bien, ¿en qué puedo ayudarle?”. Con una gran sonrisa, entre pícara y maliciosa, el hombre contestó: -“Yo sólo he venido a instalar el servicio a su teléfono, señor”.

¡Vaya chasco, amigo! Quiso ser como el pavorreal y se quedó “haciendo el oso”. ¡Qué estúpida es la vanagloria y cuán necio el deseo de impresionar a los demás! Muchas gentes del mundo tratan de “apantallar” a sus semejantes con supuestas obras grandiosas y fingen ser lo que no son; se cubren el rostro con una máscara de catrín y pretenden pasar por gente “importante”. Pero, en realidad, sólo se engañan a sí mismos y terminan haciendo el ridículo, como los comediantes o los actores de una pantomima.

Es esto precisamente lo que Jesús nos pone hoy de manifiesto en el Evangelio. Nuestro Señor era un observador atento y perspicaz de las conductas de los hombres. Pero no sólo miraba las apariencias, sino que penetraba hasta los secretos más recónditos del corazón. Una vez fue invitado a comer en casa de uno de los principales fariseos. Y viendo cómo los invitados perdían los estribos y corrían hacia los primeros puestos, pisoteando no sólo las reglas de cortesía y los buenos modales, sino -más vulgarmente- también los pies ajenos, el Señor no deja pasar la oportunidad para instruir a sus discípulos y amonestar mansamente a los fariseos.

“Cuando te conviden a una boda -les dice Jesús- no te sientes en el puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y luego venga el que te convidó a ti y al otro, y te diga: ´Cédele el puesto a éste´. Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto”. Nuestro Señor sabía que los fariseos eran amantes de las reverencias y de las caravanas y que cuidaban su propia fama e imagen casi más que su vida misma. Eran hombres de apariencias. “Hipócritas -es decir, máscaras-, sepulcros blanqueados” les llamó en otra ocasión. Y es que Dios aborrece la mentira y el engaño.

Jesús mismo llamó al diablo “padre de la mentira”. Y la vanagloria es ya, en sí misma, una forma de mentira sutil y perniciosa. Es tratar de aparentar lo que no se es y ser alabado por la belleza de la propia máscara que se lleva encima.

Esopo, el gran fabulista griego, cuenta que en una ocasión una zorra -animal sumamente curioso y astuto por naturaleza- entró al taller de un orfebre y comenzó a observar, con gran maravilla, todas las obras de arte de su autor. De pronto, reparó en una máscara de teatro bellamente pintada, y la estuvo examinando cuidadosamente. Y, después de unos minutos, decepcionada, exclamó: “¡Oh, qué cabeza tan hermosa, pero no tiene cerebro!”. Así son muchos hombres de nuestro tiempo que aparentan ser grandes e “importantes” a los ojos de los demás, pero que están vacíos por dentro. Como los fariseos.

Y es que el corazón del ser humano tiene una profunda enfermedad existencial. Nos encantan las apariencias, la fachada, el “pose” -como se dice-: que los demás hablen bien de nosotros, nos alaben y nos consideren grandes señores. También a nosotros nos acecha la eterna tentación, como a los fariseos del tiempo de Jesús, de ser tenidos en cuenta y apreciados por los demás para sentirnos realizados. Nos gusta impresionar para que la gente nos tenga sobre un pedestal. Y muchas veces nos contentamos con eso para creernos dichosos.

En el año 1807 ó 1808, Beethoven y Goethe se encontraron en Karlsbad, e hicieron un paseo en carroza juntos. Toda la gente, al verlos pasar por la calle, se inclinaban haciendo profundas reverencias. -“Es aburrido -dijo entonces Goethe- ser tan famoso. ¡Todos me saludan!”. A lo cual, Beethoven respondió, no sin cierta picardía: -“No les haga caso, Excelencia. ¡A lo mejor me están saludando a mí!”.

La vanagloria es, en efecto, una gloria “vana”, falsa, postiza, caduca. Y, además, tremendamente subjetiva. Por eso es tan engañosa. Es obrar delante de los hombres, buscando el aplauso y el aprecio ajeno, y no a los ojos de Dios. Es rechazar la única gloria verdadera, que procede de Dios, y cambiarla por las plumas de un pavorreal. ¡Al menos Esaú cambió su primogenitura por un plato de lentejas, y le aprovecharon! Pero con la vanagloria, lo perdemos todo. No somos más porque los otros nos alaben, ni somos menos porque nos vituperen. Y, en última instancia, quien nos va a juzgar -y aprobar o condenar- al fin de nuestra vida es Dios y no los hombres.

Por eso, lo único que debe importarnos siempre es el juicio verdadero de Dios y de nuestra conciencia, y no la opinión ajena. ¡Hagamos siempre el bien sólo por Dios y por los demás, sin buscar la alabanza ni temer el vituperio! La gloria de Dios es nuestra mayor gloria.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...